Get Adobe Flash player

USUARIOS REGISTRADOS

E-mail:
Clave:
Registrate | ¿Olvidó su clave?

Jurisprudencia en materia penal


SALUD, DELITO CONTRA LA, EN SU MODALIDAD DE POSESIÓN DE NARCÓTICOS. NO SE VIOLAN LAS GARANTÍAS DE AUDIENCIA Y DEFENSA DEL INCULPADO QUE ESTABLECE EL ARTÍCULO 20, APARTADO A, DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, SI PARA ACREDITAR EL ELEMENTO SUBJETIVO DEL TIPO PENAL DISTINTO AL DOLO, CONSISTENTE EN QUE LA DROGA QUE POSEE TENGA LA FINALIDAD DE REALIZAR ALGUNA DE LAS CONDUCTAS PREVISTAS EN EL NUMERAL 194 DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL, NO SE ESPECIFICA A CUÁL DE ELLAS ESTÁ DESTINADO EL NARCÓTICO. El delito contra la salud en la modalidad de posesión de narcótico que establece el artículo 195, primer párrafo, del Código Penal Federal, es un ilícito de intención ulterior o de tendencia interna trascendente, puesto que con ello el legislador busca que se sancione al que tuviere como finalidad realizar alguna de las conductas delictivas que prevé el diverso numeral 194 del propio ordenamiento, lo que se traduce en el elemento subjetivo distinto al dolo requerido por el tipo penal, el cual para comprobarse no requiere que se precise la modalidad que se efectuaría con la droga, pues constituye sólo una tendencia proveniente de la voluntad del agente y lo que interesa para la demostración de la finalidad son sólo las circunstancias objetivas que revelen la intención del activo al poseer la droga, sin que se llegue al grado de exigir al juzgador, en las distintas resoluciones que dicte en un proceso penal en las que deba analizar los elementos del delito, o al Ministerio Público de la Federación en sus conclusiones, que especifiquen su destino final, pues habrá ocasiones en que tales datos, si bien podrían ser tanto reveladores de esa tendencia como suficientes para acreditar los elementos del tipo penal, no tengan el alcance de dejar apreciar la conducta final que se perpetraría con el estupefaciente. Además, no debe soslayarse que el citado artículo 195, primer párrafo, sanciona precisamente la posesión de narcóticos, empero, no la otra modalidad que establece el citado artículo 194, esto es, la finalidad que pretendía cometer con aquél el agente, pues esta última no es atribuible por sí misma, caso contrario a que el inculpado se encuentre sujeto expresamente a las penas que contempla el ordinal 194 ibídem, incluso para configurar el delito en grado de tentativa cuando las circunstancias que se presenten en torno del estupefaciente no se adviertan como reveladoras de la tendencia o finalidad, sino que lleguen a constituir actos ejecutivos del agente que debieran producir alguna de las conductas señaladas en ese numeral, en cuya hipótesis escapan del elemento subjetivo de la posesión agravada e integran, con exclusión de ésta, diversa modalidad en grado de tentativa, cuando no llegó a producirse por causa ajena al activo; de tal suerte que el hecho de que no se especifique la variante que el activo pretendía realizar con el estupefaciente poseído no acarrea la trasgresión a sus garantías de audiencia y defensa consagradas en el artículo 20 de la Constitución Federal, pues basta, para que emprenda una defensa adecuada, con que se le dé a conocer la mecánica de los acontecimientos de los que se desprenda la tenencia de la posesión del narcótico sancionada por la norma, con lo que estará en aptitud de desvirtuarla.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL TERCER CIRCUITO.

Amparo directo 138/2003. 18 de agosto de 2003. Unanimidad de votos. Ponente: Jorge Humberto Benítez Pimienta. Secretario: Osiris Ramón Cedeño Muñoz.

Amparo directo 220/2003. 31 de octubre de 2003. Unanimidad de votos. Ponente: Jorge Humberto Benítez Pimienta. Secretario: Osiris Ramón Cedeño Muñoz.

Amparo directo 358/2003. 9 de febrero de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: Hugo Ricardo Ramos Carreón. Secretaria: María Yolanda Ascencio López.

Amparo directo 390/2003. 13 de febrero de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: Hugo Ricardo Ramos Carreón. Secretaria: María Yolanda Ascencio López.

Amparo directo 332/2003. 23 de febrero de 2004. Mayoría de votos; unanimidad en relación con el tema contenido en esta tesis. Ponente: Jorge Humberto Benítez Pimienta. Secretaria: María Yolanda Ascencio López.

Véase: Apéndice al Semanario Judicial de la Federación 1917-2000, Tomo II, Materia Penal, página 190, tesis 260, de rubro: “POSESIÓN DE ESTUPEFACIENTES Y PSICOTRÓPICOS EN DELITOS CONTRA LA SALUD. SU NECESARIA VINCULACIÓN CON LA FINALIDAD.” y Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo VIII, noviembre de 1998, página 517, tesis XIV.2o.84 P, de rubro: “DELITO CONTRA LA SALUD EN SU MODALIDAD DE POSESIÓN DE NARCÓTICO CON LA FINALIDAD DE COMETER DIVERSAS CONDUCTAS ILÍCITAS, PREVISTA EN EL PRIMER PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 195 DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL. PARA NO DEJAR EN ESTADO DE INDEFENSIÓN AL INCULPADO, BASTA CON ACREDITAR LA FINALIDAD SIN ESPECIFICARSE LA CONDUCTA.”

Nota: Esta tesis contendió en la contradicción 136/2003-PS resuelta por la Primera Sala, de la que derivó la tesis 1a./J. 164/2005, que aparece publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXIII, junio de 2006, página 11, con el rubro: “DELITO CONTRA LA SALUD EN SU MODALIDAD DE POSESIÓN, PREVISTO EN EL PRIMER PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 195 DEL CÓDIGO PENAL FEDERAL. PARA QUE SE ACTUALICE, TANTO EL MINISTERIO PÚBLICO COMO EL JUZGADOR, DEBEN PRECISAR CUÁL DE LAS CONDUCTAS DESCRITAS EN EL DIVERSO NUMERAL 194 DE DICHO CÓDIGO PRETENDÍA REALIZAR EL SUJETO ACTIVO CON EL NARCÓTICO ASEGURADO.”

Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Novena Época. Tribunales Colegiados de Circuito. Julio de 2005. Página 1238.