Get Adobe Flash player

USUARIOS REGISTRADOS

E-mail:
Clave:
Registrate | ¿Olvidó su clave?

Jurisprudencia en materia penal


APELACIÓN EN MATERIA PENAL. AUDIENCIA DE VISTA. SI ANTE LA AUSENCIA DE DEFENSOR PARTICULAR DEL SENTENCIADO, LA AUTORIDAD RESPONSABLE NOMBRA AL DE OFICIO Y ÉSTE NO TUVO OPORTUNIDAD SUFICIENTE PARA IMPONERSE DE LOS AUTOS, DEBE REPONERSE EL PROCEDIMIENTO (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE GUANAJUATO). Como se desprende del artículo 18 de la Ley Orgánica de la Defensoría de Oficio en Materia Penal del Estado de Guanajuato, el defensor de oficio tiene la obligación de asesorar y defender a los procesados o sentenciados que no tengan defensor particular o cuando el tribunal designe a aquél, pues la continuación del recurso de apelación requiere, indispensablemente, que el sentenciado cuente con un defensor, y si éste no comparece a la audiencia o no formuló agravios, entonces ha de nombrarse al defensor de oficio adscrito a la Sala; así las cosas, al relacionar dicho artículo con lo que dispone el diverso ordinal 82 del Código de Procedimientos Penales del Estado de Guanajuato, relativo a que cuando el defensor no está en condiciones para cumplir con su cometido, la audiencia deberá ser diferida; entonces, si el defensor de oficio fue nombrado en la audiencia de vista y durante el desarrollo de la misma hace constar que revisó el fallo impugnado en relación con las constancias de autos, sin mencionar el lapso que ocupó en ello, ni desprenderse del acta de la audiencia de vista que el tiempo que empleó para el estudio de las constancias fuera el suficiente y, además, como no tenia agravios que formular, solicitó a la alzada que de encontrar en la causa alguna circunstancia favorable al inculpado la aplicaría al momento de emitir su resolución, es evidente que la Sala debió advertir que el defensor de oficio no se encontraba en posibilidad de cumplir con su encargo, pues sin conocer el expediente íntegramente, no le resultaba posible expresar agravios, menos aún advertir, eventualmente, la existencia de alguna prueba superveniente; en síntesis, no es suficiente que se realice un examen de las constancias durante el transcurso de la diligencia para imponerse de todo lo actuado en autos y darse cuenta de alguna circunstancia que debiera proponer como agravio; en consecuencia, lo así actuado afecta la defensa adecuada a que tiene derecho todo encausado y, por ende, debe reponerse el procedimiento a efecto de subsanar la irregularidad actualizada.

CUARTO TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO SEXTO CIRCUITO.

Amparo directo 508/2003. 19 de septiembre de 2003. Unanimidad de votos. Ponente: Juan Manuel Arredondo Elías. Secretario: Salvador Álvarez Villanueva.

Amparo directo 31/2004. 4 de febrero de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: Juan Manuel Arredondo Elías. Secretario: Salvador Álvarez Villanueva.

Amparo directo 60/2004. 19 de febrero de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: José Castro Aguilar. Secretario: Enrique Gutiérrez Luna.

Amparo directo 208/2004. 21 de mayo de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: José Castro Aguilar. Secretario: Enrique Gutiérrez Luna.

Amparo directo 281/2004. 21 de mayo de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: Juan Manuel Arredondo Elías. Secretario: Roberto Suárez Muñoz.

Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Novena Época. Tribunales Colegiados de Circuito. Septiembre de 2004. Página 1593.