Get Adobe Flash player

USUARIOS REGISTRADOS

E-mail:
Clave:
Registrate | ¿Olvidó su clave?

Jurisprudencia en materia penal


INSTRUCCIÓN. SI EL PROCESO SE ENCUENTRA DENTRO DEL TÉRMINO PARA DARLA POR TERMINADA, EL JUEZ SÓLO PODRÁ DECLARAR EL CIERRE SI LAS PARTES, UNA VEZ DESAHOGADA LA VISTA, ASÍ LO SOLICITAN (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE PUEBLA). La interpretación del artículo 223 del Código de Procedimientos en Materia de Defensa Social de esa entidad federativa, patentiza que en caso de que el trámite del juicio sea por la vía ordinaria, las partes estarán facultadas para ofrecer las probanzas que a sus respectivos intereses conviniere, dentro del término de cuatro meses -establecido en el artículo 221 de la legislación en comento-, y será cuando se hayan desahogado las mismas, en lo posible -o las decretadas oficiosamente-, el momento preciso en que los interesados -inculpado, defensor y Ministerio Público-, estarán en aptitud de solicitar se agote la instrucción, a menos que el encausado, por requerir aportar mayores pruebas, renuncie a ser juzgado en dicho lapso, conforme a la garantía que le confiere el artículo 20, fracción VIII, de la Constitución; sin que ello signifique que si el Juez advirtiera inactividad procesal, dentro de un plazo razonable, una vez notificado el auto cabeza del proceso, sin apartarse del contenido del preindicado numeral 223, podrá dar vista a las partes, enterándolas de que por falta de promociones en el procedimiento se agotará la instrucción, y será hasta entonces, considerando lo que éstas manifiesten, que se actuará en consecuencia, sin pasar por alto, desde luego, lo dispuesto en el dispositivo 20 de la Ley Suprema del país, que consagra como garantía fundamental el derecho de defensa; de allí la exégesis planteada respecto del referido numeral 223 de la legislación en consulta.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL SEXTO CIRCUITO.

Amparo directo 42/2000. 22 de junio de 2000. Unanimidad de votos. Ponente: Diógenes Cruz Figueroa. Secretaria: Yolanda Leticia Escandón Carrillo.

Amparo directo 211/2000. 7 de septiembre de 2000. Unanimidad de votos. Ponente: Diógenes Cruz Figueroa. Secretario: Arnoldo Guillermo Sánchez de la Cerda.

Amparo directo 496/2000. 29 de marzo de 2001. Unanimidad de votos. Ponente: Tarcicio Obregón Lemus. Secretaria: Beatriz Eugenia Díaz Naveda.

Amparo directo 241/2001. 5 de octubre de 2001. Unanimidad de votos. Ponente: Arturo Mejía Ponce de León. Secretario: José Clemente Cervantes.

Amparo directo 302/2001. 11 de octubre de 2001. Unanimidad de votos. Ponente: Arturo Mejía Ponce de León. Secretaria: Paulina Negreros Castillo.

Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Novena Época. Tribunales Colegiados de Circuito. Diciembre de 2001. Página 1547.