EL JUICIO ORAL PENAL
PRÁCTICA Y TÉCNICAS DE LITIGACIÓN
JOSÉ LUIS ELOY MORALES BRAND

ISBN: 978-607-98322-0-9

Encuadernación: Pasta dura

Tamaño: 23.7 x 17 cm

Páginas: 682

Editorial: Trois Publient

Ésta analiza a fondo lo que es y debe ser un sistema penal acusatorio adversarial, y sus mecanismos de operación. Se exponen las bases del Sistema Penal Acusatorio Adversarial, haciendo un estudio comparativo de sus influencias alemanas, españolas, chilenas, colombianas y estadounidenses, así como del Código Nacional de Procedimientos Penales de México. Es un texto integrado de los contenidos y estructura de las etapas procesales; litigio estratégico en oralidad penal; referencias Constitucionales, Derecho Internacional y Normativa Nacional; esquemas del procedimiento penal acusatorio; experiencias de implementación, y guías de la estructura de audiencia inicial, intermedia y juicio oral. Un texto en el que se explican y desarrollan las bases y fundamentos del nuevo procedimiento penal acusatorio, los principios de control constitucional y convencional de protección de derechos humanos; los contenidos y estructura de sus fases procesales desde la investigación hasta la ejecución, con facultades y obligaciones de los sujetos procesales y operadores; incluyendo proceso ordinario, abreviado y especiales, así como medios de impugnación y las nuevas disposiciones en materia de Amparo penal, desde una perspectiva Constitucional, Internacional y de normatividad Nacional, nutrido de experiencias por la práctica de implementación y operación, y aporta estrategias y técnicas de litigio estratégico en oralidad penal, para provocar una procuración, administración e impartición de justicia penal adecuada, que ayude a atenuar los problemas sociales de criminalidad de manera justa, con respeto a los derechos humanos y fundamentales de los seres humanos. No un texto más sobre proceso penal, ni un libro que simplemente repita lo que indican las normas procesales, sino que analiza sus contenidos, resalta sus ventajas, y critica las disposiciones que no son acusatorias, para ayudar a la implementación de un verdadero sistema penal, y evitar que se continúe con la aplicación de un modelo inquisitivo disfrazado de oralidad.